EL TITANIC ( MARÍA )

Me llamo María tengo 11 años y vivo en Southampton, no iremos hasta New York, pero antes pasaremos por Cherburgo. Viajaré con mi madre.
Vamos, para ver a mi padre que está trabajando allí.
.Día 10 de abril de 1912:
Salimos del muelle con mucha pena de dejar a Lucky mi perro pero mi tía se quedaba a cuidarlo, nos despedimos con un fuerte abrazo y el barco zarpó rumbo a New York, pero ni se nos pasó por la cabeza la idea de no volver:
.Día 11 de abril de 1912:
Llevamos un día en aquel trasatlántico era bonito porque había todo tipo de acomodamientos y juegos en el interior.
. Día 12 de abril de 1912:
Llevamos unos días, y ya tengo ganas de pisar tierra y sobre todo de ver a mi padre. También me gustaría darme un pequeño chapuzón en aquellas gélidas aguas ya que hace mucho calor. Por la noche bajamos a cenar muy bien vestidas, con unos preciosos vestidos de seda y mi madre muy maquillada y llena de joyas, regaladas por mi padre.
. Día 13 de abril de 1912:
Tengo ganas de ver a mi padre, han pasado 4 días y también hecho mucho de menos a mi Lucky, mi perro. Después de la comida nos fuimos a la biblioteca para pasar el rato, mientras que mi madre leía yo me dedicaba a escribir este diario.
11:40 de la noche, nos estamos acercando a unos grandes polos de hielo ¡son preciosos! Parece que cruzas en invierno por un sitio fantástico.
12:45 de la noche, no me puedo dormir y me encuentro cansada, de repente algo choca contra nuestro barco y me tira contra la gélida pared, siento un gran escalofrío por el cuerpo y a continuación unos cuantos gritos:
¡Iceberg! ¡Todo el mundo pónganse los chalecos salvavidas!
Todo fue muy lento, mi madre y yo asustadas salimos corriendo de la habitación, en el fondo había un hombre peculiar con gorra y pantalones sucios, era un maquinista, salió rápidamente de dicha sala y el agua ferozmente se acercaba a nosotras. Tras tiempo de sufrimiento conseguimos llegar a la cubierta y los marineros gritaban:
¡Mujeres y niños primero! ¡Mujeres y niños primero!
Yo miré detenidamente a mi madre para saltar al bote salvavidas y ella me dijo:
-Si tú saltas yo salto ¿recuerdas? No de alejaré de tu vida sin saber que estarás bien… Es todo cuanto quiero.
Mi madre y yo saltamos apresuradamente y me daba mucha pena las personas que se quedaban en el barco y se ahogaban o las que se tiraban a las gélidas aguas.
Y tampoco podía soportar que de 2.227 pasajeros que fueron los que había en el Titanic, una de las muertes fue que solo había botes salvavidas para 1.178 y a pesar de eso solo sobrevivieron 705. A la 1:30 de la noche, mandaron las primeras bengalas de auxilio y el capitán gritó:
¡Nos hundimos con rapidez, estamos poniendo a los pasajeros en los botes salvavidas!
A continuación a la 1:45 se arrió el primer bote y en el íbamos nosotras en ese momento un ricachon me tiró al agua sin querer ya que estaba empujando y braceando a todo de los nervios. Mi madre me lanzó un remo para poder subir en ese momento pensé en mi madre, mi padre, Lucky y en todos mis amigos y seres queridos, en ese instante me hundí en las gélidas aguas del fondo y que me quede tirada junto a los demás cadáveres.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s