CUENTO DEL OTOÑO

En un lejano bosque, donde las plantas podían hablar, en un árbol había muchas hojas. En el habitaba una hoja que era muy tímida. Una noche de verano hubo una tormenta y cayó un rayo, pero ese rayo no era normal, pues era multicolor. Todas las plantas dormían y no se dieron cuenta de nada. El viento vigilando los que pasaba vio que el rayo le dio de lleno a una hoja pero a la hoja no le pasó absolutamente nada. Al despertarse todo parecía normal, pero cuando a una ardilla se le cayó la bellota la hoja vio a la ardilla muy triste y echó a volar y la cogió, en ese momento todos se quedaron asombrados, en especial la hoja, que al ver que todos le miraban se sonrojó. Entonces pasó una ráfaga de viento que hablaba y les contó que a la hoja le había caído la noche pasada un rayo muy extraño. Decidieron llamar al sabio búho del bosque, que como de costumbre les explicó lo que había pasado. El rayo no venía de la atmósfera como todos los rayos sino que venía del sol. A demás les contó que cuando el sólo era un pequeño búho a una pequeña golondrina le pasó algo muy parecido y se hizo muy conocida por ayudar a la gente con sus poderes. Cuando todo volvió a la normalidad, la hoja volvió a su rama pero entonces una brisa suave le pidió que le siguiera. Le llevó hasta el viento que al presenciar todo lo que había ocurrido le dijo a la hoja que ella también podía ser como la golondrina, la hoja al ser tan vergonzosa no estaba segura y le dijo que se lo pensaría. Todo el día y parte de la noche la hoja le estuvo dando vueltas a la propuesta que le había dicho el viento, y sin darse cuenta de cansancio se durmió. Esa noche tuvo un sueño extraño; ella era como la golondrina y con su capa volando por todo el bosque ayudaba a todos y cada uno de los habitantes del bosque. Todos le apreciaban y ella se sentía feliz. Esa mañana se despertó pronto aunque había dormido poco y se fue a visitar al búho que estaba a punto de irse a dormir pues dormía de día y por la noche charlaba con el viento. Le contó al sabio búho su sueño, el le dijo que igual su corazón le quería decir lo que el quería de verdad y se lo había dicho mediante el sueño. Pasó una semana y de pronto dos zorros enmascarados robaron toda la reserva de comida de las ardillas para el invierno. La hoja lo vio todo, preocupada se echó a volar para detener a los zorros pero su vergüenza la detuvo y se quedó petrificada. De pronto vio que los zorros secuestraban a la ardilla que ella ayudó cogiendo su bellota y desde entonces eran amigas. La hoja no se lo pensó dos veces y salvó a su amiga y cogió a los dos malvados zorros. Desde aquel día la hoja es muy conocida y apreciada como la golondrina y fue muy feliz.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CUENTO DEL OTOÑO

  1. josé y juan carlos dijo:

    muy chulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s