Las cabañeras

Seguramente te has encontrado alguna vez, yendo de viaje, con un rebaño que “invadía” la carretera, e incluso tal vez hayas tenido que esperar a que pasasen las ovejas o tenido que ir detrás de ellas un tramo… pues bien, hay que decir que en ese trozo de carretera o camino compartido los “invasores” somos nosotros, no las ovejas.

Todo se remonta a la época de la Edad Media, en que la lana era una fuente importantísima de riqueza y la ganadería fue protegida por los reyes concediéndole, a través de La Mesta (hermandad de ganaderos) algunos privilegios, entre los que destaca el derecho de paso para la transhumancia, que consiste en llevar el ganado a puerto (la montaña) en verano y al llano en invierno buscando los mejores pastos y condiciones para el ganado.

Hasta tal punto estaba extendida la costumbre que se crearon auténticas “autopistas de ganado”, que todavía hoy perviven y pueden ser utilizadas por los pastores y sus rebaños.

Las vías pecuarias son caminos de trashumancia que unen los lugares tradicionales de pastoreo de España para que los pastores y ganaderos puedan llevar el ganado caprino, ovino y bovino a los mejores pastos aprovechando la bonanza del clima: a los puertos o zonas de pastos de alta montaña en verano o a zonas más llanas y de clima más templado en invierno.

Las vías pecuarias suponen 125.000 kilómetros de caminos para el ganado trashumante en España, el 1% de su territorio, unas 450.000 hectáreas.

En las vías pecuarias también podemos encontrar elementos adicionales como son algunos de los que a continuación se relacionan:

• Descansaderos. Ensanchamiento de la vía pecuaria en donde los rebaños podían descansar o pasar la noche.
• Abrevaderos. Podían ser pozos con pilones o bien se hacían coincidir con el paso de arroyos, ríos o lagunas.
• Majadas. Lugar en donde los rebaños pasaban la noche.
• Mojones o hitos. Señalización del itinerario de las vías pecuarias.
• Puertos reales. Lugares en los que se cobraban los impuestos a la corona.
• Contaderos. Pasos estrechos en los que poder contar fácilmente las cabezas de ganado. Podían ser puentes o estrechamientos del camino.
• Puentes. Algunos de ellos servían de contaderos.
• Chozos. Viviendas de los pastores trashumantes durante su estancia en los “extremos”.
• Casas de esquileo.
• Lavaderos de lana.
• Sociedades ganaderas.
• Ermitas mesteñas.
• Ventas de trashumancia.
• Carteles indicadores de vía pecuaria.

Estas rutas silenciosas que se pierden o nacen en los puertos de las altas montañas, atraviesan valles, praderías y majadas, tomando incluso las calles de las ciudades gracias a una legislación que las ampara. Son el fiel reflejo de la impronta ganadera de una Comunidad que sigue fiel a su herencia cultural. Un hecho que se observa no sólo en la actividad agropecuaria que aún pervive.

Estos caminos de la trashumancia, que constituyen espléndidos corredores naturales entre el norte y el sur de la Península, han contribuido al mantenimiento de una rica biodiversidad. Son los denominados “pasillos verdes” que permiten la dispersión de numerosas especies de fauna y que todavía son utilizados por los grandes rebaños. Senderistas, viajeros y amantes de la naturaleza encuentran en el recorrido por las cañadas y multitud de vías pecuarias de España, un placentero viaje que les transportará a un escenario detenido en el tiempo.

Dependiendo del lugar donde se encuentren, las cañadas reales tienen denominaciones diferentes. Por ejemplo, en Andalucía se les conoce como veredas de carne; en Aragón son cabañeras; en Cataluña, carreradas y en Castilla, reciben el nombre de cordones, cuerdas, galianas o cabañíles, dependiendo de su tamaño.

 Esperamos que la próxima vez que tropieces con un rebaño desplazándose, aún cuando pueda suponerte unos minutos de retraso en tu viaje, sepas apreciar la carga de cultura y tradición que supone el hecho que contemplas; y recuerda: en ese camino las ovejas han estado desde mucho antes que los coches que nos llevan.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Las cabañeras

  1. maria dijo:

    la verdad es muy diferente la edad media a las epoca de ahora pero bueno cada uno hacia lo que podia y si a mi me ha sucedidio lo de las ovejas y he tenido que esperar o ir detras de ellas un buen rato

  2. manuel (10 años) dijo:

    es muy facil usarlo

  3. yo algunas cosas ya las sabia porque me las conto mi padre,
    porque que tiene ovejas

    josé

  4. Eva dijo:

    si, a mi madre le fastidia que le pasen las ovejas cuando va a trabajar, pero yo cuando voy en en coche y vemos me gusta observarlas

  5. Juan Car y Jorge dijo:

    si ya sabremos que los invasores seremos nosotros

  6. Juan Car y Jorge dijo:

    si ya sabremos que los invasores seremos nosotros y no las ovejas

  7. manuel (10 años) dijo:

    yo se usarla

  8. alberto (10 AÑOS) dijo:

    no querria encontrar ovejas aunque me las he encontrado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s