Y llegaron los coches que araban… (José)

Hace unos días contábamos aquí la historia del tractor, de cómo nacieron esas primeras máquinas, auxiliares imprescindibles hoy para la agricultura. Pero además de recoger el origen, tal vez merezca la pena ver cómo fue su llegada hasta aquí, entre nosotros.

 José ha enviado, para compartirla con todos, una anécdota: la visión que tuvieron en un pueblo como cualquiera de los nuestros, de lo que los tiempos traían.

Transcurrían los década de los años veinte. Ella regresó de Argentina después de pasar una rocambolesca y trágica situación familiar en la que su marido la embarcó para España abandonándola a su destino. Cuando llegó a Bercial todo el mundo pensaba que ella parecía estar un poco desequilibrada mentalmente, tal vez debido a su tragedia personal. A ello contribuía también las cosas extrañas que contaba -con un lenguaje balbuceante y casi inintelegible- que había visto en la Argentina difíciles de entender y asimilar por las gentes de nuestro pueblo de aquellos años. Aseguraba que había visto cómo “En las américas los coches araban en las tierras”.

Estas historias generaban hilaridad y compasión entre los vecinos de aquellos años. Tal vez algunos, los  más leídos, -uno ó dos no más- sobre todo los que recibían la prensa de la capital en casa, conocían la existencia de estas máquinas. La incredulidad mostrada por el vecindario fue la misma -salvando las distancias y el tiempo- que en los siglos pasados, cuando fueron quemados vivos o encarcelados: filósofos, artistas, religiosos, científicos etc… Por descubrir o defender ante sus contemporáneos las teorías que éstos nunca llegaron a entender.
Veinte ó treinta años más tarde llegó el primer tractor (coche que araba en las américas) a Bercial, dando credibilidad a las historias que contaba la persona que en otro tiempo se tomó por desequilibrada.
El primer tractor hizo su entrada de forma espectacular por la carretera de Madrigal un día de Mayo de 1.950. Montado sobre él intentando conducirlo, venía el Sr. Antonio García, hijo de Castor García Romo, comprador del vehículo. Este propietario avezado e innovador se adelantó a resto de los agricultores, introdujo en nuestro pueblo la “tecnología punta del momento”

 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Y llegaron los coches que araban… (José)

  1. David dijo:

    Si, un descubrimiento, mejor dicho, una máquina muy útli en la vida de los agricultores

  2. Alba dijo:

    Si, un coche que araba jiji, normal de Jose una historia de tractores ¡muy chula!

  3. si es un descubrimiento muy util para los agricultoresy sobre todo una maquina compuesta

  4. Juan Carlos dijo:

    si muy util

  5. Jack Oliver Anton van Dessel dijo:

    ¡¡¡¡¡Una maquina muy util!!!!!

  6. olga dijo:

    es normal que jose mandara esto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s