Secretos de espías: la tinta invisible.

Desde muy antiguo las personas han tenido secretos, cosas que no querían que nadie supiese. A veces surge la necesidad de contar algo a alguién pero no se desea que nadie más lo sepa.

¿Qué hacer? Una posible solución pasa por utilizar las claves y lenguajes secretos, como el que ya conoces de Julio César; pero también hay otros métodos, como el de la tinta invisible.

Te proponemos un pequeño experimento para que tú mismo puedas comprobar que no se trata de magia ni es imposible, que puede hacerse de una manera bastante sencilla y con métodos caseros. Lo único que hace falta es que tengas cuidado y te ayuden los papás para “leer el mensaje”.

Te contamos cómo hacerlo:

Necesitas un poco de zumo de limón en una taza, un pincel y una hoja de papel.

Mojas el pincel en el zumo de limón y escribes con él en la hoja de papel lo que tú quieras.

Dejas secar la hoja completamente; como verás ya no se lee nada.

Para leerlo acercas la hoja a una bombilla caliente ¡con cuidado de no quemarte! por eso es importante que te ayuden los papás.

También puedes pedirles que pasen con cuidado una plancha caliente sobre el papel.

Comprobarás que ahora, en tono marrón, se lee lo que habías escrito.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Secretos de espías: la tinta invisible.

  1. David dijo:

    Muy interesante, lo probare

  2. Alba dijo:

    igual lo pruebo

  3. juam carlos dijo:

    lo probare

  4. olga dijo:

    interesante…
    lo probaré

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s